La Madera y su derivados -2

Clasificación
La madera puede clasificarse de varias formas, en función del criterio que se utilice. Normalmente, se utilizan estos criterios:

Según su dureza (clasificación más habitual)
Según su humedad

En función de su dureza distinguimos 2 grandes grupos:

Maderas Blandas:
Proceden, en general, de las coníferas y resinosas.
Entre sus cualidades: ligeras, de crecimiento rápido, color claro, fáciles de trabajar, densidad baja.
Ejemplos: pino, ciprés, cedro, abeto.
Usos: carpintería, cajas, embalajes, muebles sencillos, etc

Maderas Duras:
Proceden de árboles de hoja caduca
Cualidades: Poca resina y nudos, crecimiento lento, amplia gama de colores, compactas, poseen veteados y brillos.
Ejemplos: castaño, nogal, fresno, encina, sauce, roble, caoba, ébano.
Usos: Ebanistería

En función del grado de humedad, tenemos:

Maderas Verdes: grado de humedad alto (30 – 35 %)
Maderas Desecadas: (10 – 12 %)
Maderas Secas: (3 %)

Propiedades:
Las propiedades de la madera se pueden clasificar en 3 tipos: físicas, mecánicas y especiales.
Entre las propiedades físicas, que son las propias de la madera, destacamos:

Higroscopía: la madera es capaz de aumentar y disminuir su contenido en agua en función de la temperatura ambiente. Por ello, sus propiedades dependen del porcentaje de humedad.
Densidad: es la relación que existe entre el peso y el volumen de un cuerpo. Por tanto, la densidad depende del contenido de agua. La densidad de la madera es menor que la del agua, por lo que flota en ella.
Dureza: la dureza es la resistencia que opone la madera a ser desgastada, rayada o clavada.
Flexibilidad: propiedad de la madera de deformarse en el sentido de su longitud, sin romperse ni deformarse de forma permanente. Son más flexibles: las jóvenes, las verdes y las blandas.
Hendibilidad: facilidad que presentan las maderas para partirse en el sentido de sus fibras o vetas.

Las propiedades mecánicas dependen del tipo de madera y de su grado de humedad. Nos indican el comportamiento de la madera ante distintos tipos de esfuerzos (cortadura, tracción, flexión y compresión).
Entre las propiedades especiales de la madera, podemos destacar:

Inflamabilidad: capacidad para arder con facilidad. la madera es un material inflamable.
Flotabilidad: capacidad para no hundirse en el agua. La madera flota.
Aislamiento térmico: la madera seca es buena conductora del calor, no así la húmeda.
Aislamiento eléctrico: la madera seca es mala conductora de la electricidad, no así la madera húmeda.
Conductividad acústica: la madera es buena conductora del sonido.