Proceso de obtención de la madera -1

Apeo, corte o tala.
Es la primera operación que se realiza para la obtención de la madera. Se realiza en otoño o a principios de invierno ya que en esta época la savia no circula y por tanto la madera no será atacada por insectos.

Una vez que los árboles alcanzan sus dimensiones adultas son talados con motosierras. Una vez derribados, se les quitan las ramas, la corteza del tronco y se dividen en rollos de las dimensiones deseadas para su posterior traslado al aserradero.

Transporte.

Para el transporte de los troncos desde el monte hasta el punto de destino se suele recurrir a la tracción animal o mecánica.

Normalmente las zonas de tala son de difícil acceso y se hace necesario abrir pistas, procurando minimizar el daño medioambiental, para trasladar la madera.

A menudo se usan deslizadores de grandes pendientes en los que se aprovecha la gravedad para conducir los troncos a zonas de fácil transporte.

En estas zonas los troncos son transportados por carreteras, ferrocarril o por vía de agua.

Troceado o despiece.

Conjunto de operaciones, llevadas a cabo en el aserradero, en las que se dividen longitudinalmente los troncos apeados y descortezados para transformarlos en piezas útiles para ser trabajadas (tablones, viguetas, tablas, etc). Debe realizarse de forma que el desperdicio sea mínimo

Secado.

El porcentaje de humedad influye mucho sobre las cualidades y propiedades de la madera. El uso comercial de la madera exige unas condiciones determinadas de humedad.

El secado es el proceso de reducción de la humedad de la madera joven o verde. Con el secado se pretende:

Ajustar el contenido de humedad al 12 – 15 %
Reducir el peso
Aumentar la resistencia
Reducir los posibles ataques de hongos.

Los troncos, una vez que han sido troceados o despiezados, se secan. Los procedimientos más empleados para conseguir un buen secado son:

Secado Natural
Secado Artificial
Secado Mixto

En el secado natural, las maderas se apilan unas encima de otras, ordenadas por tamaño y clase.

Se separan del suelo y se dejan espacios entre ellas para que circule el aire. Se protegen de la lluvia y de la incidencia directa del sol. Es un proceso muy lento y que depende de muchos factores.
El secado artificial elimina la humedad de la madera de forma más rápida que el secado natural.

El proceso se controla perfectamente, requiere instalaciones más costosas. Puede hacerse mediante aire caliente, vapor de agua, o calentamiento eléctrico
El secado mixto combina los 2 anteriores.

Por secado natural se reduce el grado de humedad hasta un 25%, y luego se procede a secarla artificialmente para darle el grado de humedad deseado

Derivados de la madera.
Los derivados de la madera no se obtiene directamente del corte de los troncos, sino a partir de virutas, láminas o fibras de distintos tipos de maderas.

Entre estos derivados se encuentran las maderas prefabricadas y los materiales celulósicos